Por Jorge Delgado, Miguel Boldu, Angela Benavides, Victor García, Gema Nieves y Miguel Ángel Gambra

La Ley del Deporte en su artículo 33, otorga a las federaciones deportivas españolas, en coordinación con las federaciones autonómicas, el deber de promoción general de su modalidad deportiva. La práctica de los deportes de montaña supone tanto una actividad deportiva, como un indiscutible medio de promoción para una adecuada condición física, favoreciendo la adopción de hábitos saludables y suponiendo una popular actividad de ocio.

Hoy el deporte toma especial relevancia contra el sedentarismo existente. En edad escolar y en edad adulta. Organismos y empresas fomentan la actividad física, y la OMS recomienda que para llevar unos hábitos de comportamiento saludables, se debe realizar al menos 60 minutos de actividad física. O su equivalente por los ya famosos diez mil pasos diarios. A ello hay que sumar los beneficios que incorpora el contacto con el medio natural. Deporte, Educación, Cultura, y Salud son hoy factores determinantes para integrar en nuestra estrategia de comunicación ante las oportunidades que se abren con estos cambios. 

La FEDME deberá aprovechar la coyuntura para realmente realizar un profundo cambio de imagen. Un mundo nuevo necesita de nuevas ideas, nuevas preguntas, nuevas estrategias y fundamentalmente nuevos conceptos. El mundo vive en un proceso de cambio permanente. Por ello lo que cuenta es la visión a medio y largo plazo. La pandemia ha impulsado los procesos de digitalización y ha convertido a la tecnología en uno de los principales motores del marketing

Es obvio que la FEDME debiera tener perfecta entrada en los medios de comunicación especializados en montaña. Faltaría más. Pero el siguiente paso que hay que abordar y de forma firme es que nos pongan cara y ojos en los medios generalistas. La montaña tiene que venderse en los mass media. Tiene que tener voz en las televisiones generalistas. Hay que evitar que la montaña se adscriba exclusivamente a los rescates, a la espectacularidad de las imágenes de cómo maniobra el piloto de un helicóptero para socorrer a una persona herida. Hay que dar un paso más.

La montaña es el medio donde más sensación de libertad tiene una persona. Más en tiempos como los actuales con la pandemia provocada por el coronavirus y más ante la incertidumbre que se abre a causa de un virus como el de la Covid-19. Con más gente yendo a la montaña, en cualquiera de sus formas, hay que vender la espectacularidad del paisaje con los valores del mismo. Hay empresas que hacen apuestas fuertes con campañas como las vinculadas al tráfico, y hay que conseguir que sean un partner en la seguridad de la montaña

En una sociedad donde la imagen cuenta, los valores de esfuerzo, sacrificio y compañerismo están asociados a los deportes de montaña. Nuestra comunicación debe tener como palabra clave “VALORES” . Deben ser nuestro eje central con una visión 360 grados/365 días. Hay que salir del entorno FEDME para acercar nuestros valores a la sociedad

En nuestro ADN está el contribuir y promover hábitos de comportamiento que den VALORES a aspectos tan importantes para nuestra sociedad como el respeto y la educación responsable, el conocimiento y cuidado del medio natural, la práctica de ejercicio saludable o el bienestar y mejora en calidad de vida, entre otros.

Apostamos por una EDUCACIÓN EN VALORES como canal para construir una sociedad más ética, humana y sostenible.

Además hay que poner en valor que España es el segundo país más montañoso de Europa. En un país donde la despoblación es importante, también se puede influir en los medios para que hagan reportajes de cómo localidades donde la montaña es protagonista, lejos de ir a menos han ido a más. Y gracias a los montañeros. Es por todo ello que hay que estar en los medios audiovisuales y en la prensa, por extensión, en sus webs.

Hay una cierta sensación de que la comunicación de las federaciones tiene que llegar solo a los federados y, además, de forma cualificada. La Federación tiene que abrirse a quienes no lo son y les gusta la montaña de forma habitual y a quienes no pero de vez en cuando van. Los últimos datos arrojan que España tiene a algo más de 5.000.000 de personas que van a la montaña de manera habitual. Esto significa que el potencial para crecer es enorme. 

Y además de en los medios tradicionales, hay que estar en las redes con esa dualidad que mantenga la información técnica, esencial, pero también otra, nada técnica, pero con ingenio para captar la atención; tanto de federados, como de los que se planteen ser federados, y hasta de los que nunca se harán pero les gusta la montaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *