Por Israel Blanco y Manu Córdova

Uno de los objetivos en esta nueva federación va a ser trabajar por la vialidad de formar un nuevo equipo de competición, para que España vuelva a tener competidores en el top ten mundial de la modalidad de escalada en hielo.

Durante estos años hemos tenido dos etapas bien diferenciadas.  Una primera etapa, que se inicia en 2004, y que comenzó con la fundación del equipo con Israel Blanco como único participante. Al año siguiente se contó con dos competidores más, Carlos García y Oscar Cacho. En dicha etapa se obtuvieron buenos resultados teniendo en cuenta la poca experiencia en competiciones de hielo.

Durante la segunda etapa, gracias a los pódiums conseguidos a nivel internacional, el CSD aumentó el presupuesto en la modalidad y se pudo aumentar en numero de competidores fijos, Javier Bueno y Manu Córdoba, más otros competidores en prueba no fijos. Tras esa etapa salieron del equipo los primeros fundadores y quedaron Javi y Manu que siguieron teniendo muy buenos resultados. Puede considerarse una última etapa, tras la salida de estos dos últimos Javi y Manu, en la que el equipo dejó de participar y la FEDME, envió algunos atletas a competiciones sin resultado alguno.

En todos estos años se ha visto como ha decaído el proyecto a nivel nacional. Sin embargo, ha crecido el número de países y participantes, e incluso en las últimas olimpiadas de invierno se ha incluido la escalada en hielo como deporte exhibición. Además desde 2013 se contemplan las categorías de juveniles, en donde tenemos también que apostar fuerte, pues de esas categorías saldrán los futuros ganadores de las disciplinas y en la que España no ha presentado aún ningún competidor.

Se necesita un plan que tenga como objetivo buscar competidores con especiales habilidades en la escalada deportiva, ya que es la base, con pruebas de selección y en centros de tecnificación de las comunidades autónomas. Por ello para desarrollar este nuevo equipo es necesario primero hacer una selección de algunos competidores, para empezar a competir lo antes posible, y una vez conseguida una selección de aspirantes, tanto de juveniles como adultos, en función del presupuesto planificar un calendario realista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *