Por Alberto Ayora y José María Nasarre

Las instalaciones deportivas en el medio natural (IDMN) que emplean los deportes de montaña son diversas y muy diferentes y, como instalaciones en el medio natural les falta reconocimiento por las administraciones y las regulaciones.

Los senderos homologados GR, PR y SL son marca registrada por la FEDME y un valor para las federaciones autonómicas y deben ser reafirmados como instalación deportiva y defendidos de quienes utilizan las marcas sin autorización.

Las zonas de escalada deportiva, barrancos y vías ferratas merecen un tratamiento similar al de los senderos homologados mediante la fijación de unos estándares de calidad FEDME y su consideración como instalaciones deportivas.

Los refugios de montaña tienen vocación de servicio público y merecen ayudas para afrontar su difícil mantenimiento y promover su sostenibilidad. Son titularidad de las federaciones autonómicas pero un valor para todo el colectivo montañero. Será preciso desarrollar un Convenio de Reciprocidad de Refugios interno, similar al internacional, que aglutine a los refugios de todas las Comunidades Autónomas, y los integre en una web junto con otros establecimientos de alojamiento propuestos por las federaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *